Una mirada japonesa

Hace algunos meses vi llegar a una chica nueva al entrenamiento: “ya trae su stick” y “¿es china?” fueron algunas de las primeras expresiones. Luego nos enteramos que no era china y que, efectivamente, ya traía su stick, todo listo para jugar.

En México, como estoy segura de que en cualquier país, recibir a una jugadora extranjera siempre es un deleite. Escuchar sus historias de cómo es el lacrosse en su país, aprender de ella y de su cultura resultan actividades fascinantes.

Mayu Murao, una joven japonesa que llegó a México con el propósito de estudiar español en el Centro de Enseñanza Para Extranjeros (CEPE) en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), nos manda esta carta en donde nos cuenta cómo fue su experiencia al practicar este deporte en México.

***

Lacrosse en México

~El bueno, el malo y el feo~

Mi experiencia jugando lacrosse en México fue una gran experiencia.  En Pumas me recibieron con abrazos abiertos y mucha amabilidad, nunca me sentí que no merecía estar ahí en el equipo, o no debería estar con los demás. Me enseñaron muchas cosas , como hacen con cualquier mexicana, directo, sin pena; en mi país somos muy tímidos, aunque sabemos que hay algo que necesitamos decir, no nos acercamos si no los conocemos por pena o por miedo. La edad también cambia tu forma de hablar, si tiene más que tú, tienes que hablar en usted y nunca harías algo que faltara al respeto; así que podía jugar el deporte sin preocuparme.  Por ejemplo, cuando no entendía las instrucciones (que ocurrió varias veces por mi nivel bajo de español) todos tenían paciencia y me explicaron con gestos hasta que entendí bien.

13260039_1692958337620982_4786760698848448510_n

Foto cortesía de la FML

El bueno

Lo más padre del lacrosse en México es el amor al deporte de la gente. Se nota que siempre juegan con Tokio (todo), que tienen muchas ganas de mejorarse y quieren que muchas personas conozcan el deporte. Ese amor, y la característica de ser amable con cualquier persona de los mexicanos me ayudó mucho en comunicarme en las palabras en un idioma que aún no dominaba. Me encanta este característica de los mexicanos, que siempre reciben gente sin juzgar (en Japón, normalmente, es muy difícil e incómodo entrar a un equipo lleno de gente que no conoces). Aunque son pocos los que juegan este deporte en México por ahora, el deporte seguirá  creciendo por la gente y por su amor.

Podemos ver este fenómeno con los entrenadores de los equipos también. En Pumas, por ejemplo, aunque no reciben dinero los entrenadores dedican la mayoría de su tiempo para el equipo; no hay nada más lujoso que tener alguien que te cuida, te enseña todo el tiempo en el campo.Me sorprendí mucho que los jugadores y los entrenadores son iguales, ambos intercambian sus opiniones no hay nadie más ni menos. (Sí pasaba veces que un entrenador no escuchó nada lo que dicen las jugadoras, pero solo era la minoría) cuando vi las conversaciones entre los jugadores y los entrenadores por primera vez, recuerdo que me emocioné por la facilidad de las comunicaciones en el equipo. Fuera del campo, los entrenadores convierten en amigos que comparten el amor al lacrosse.

El malo

Casi no hay nada malo de la comunidad de lacrosse en México, pero si tengo que decir algo malo, sería la mala deportividad de algunos jugadores. En mi opinión, lo importante de jugar un deporte no solo es ganar, sino también cómo ganar. En unos partidos, me tocó que unas jugadoras gritaban groserías y creaban un mal ambiente hasta sus oponentes.

Nunca deberíamos faltar respeto a los oponentes, porque sin ellos no podemos tener un partido, y sin un partido no podemos saber qué necesitamos entrenar, sin saber, no podemos mejorarnos. Aunque todavía no hay tantos jugadores, tenemos que agradecer que tenemos rivales con quienes podemos competir, y afuera del campo pueden ser amigos que te enseñan nuevas técnicas.

13256248_1692959130954236_3226904151159511237_n

Foto cortesía de la FML

El feo

Nunca me enojé tanto con una organización como con la federación de lacrosse en México. Me dolió ver a mis amigas, no solo de Pumas sino también de los otros equipos, quienes entrenaron con tantas ganas para jugar en el mundial de lacrosse este año, tan desesperadas porque no pueden jugar ahí en Londres por problemas administrativos. La federación solo considera este deporte como negocio, una manera en ganar dinero, y no piensa sobre los deportistas. Siempre piden dinero y no publica en qué usan su dinero, los jugadores, incluida yo que pagué para las temporadas, tenemos el derecho en saber en qué usaron el dinero que colectaron. Si la federación quiere que el deporte crezca en México verdaderamente, debería cambiar sus maneras y escuchar las voces de los jugadores.

“El feo”, en fin, sé que es algo muy difícil en cambiar. Sin embargo, espero que un día los miembros de la federación recuerden los días en que eran jugadores también y se den cuenta de sus errores. Yo confío en el amor al deporte que tenemos en común, un día el lacrosse cambiará a algo más que un negocio.

 

Mi sueño ahora es que un día mi equipo en Japón y mi equipo en México jueguen un partido juntos e intercambiar conocimientos de técnicas. Seguiré jugando aquí en Japón y quiero que mis compañeras sigan jugando también. Lacrosse es un deporte nuevo pero tiene profundidad, la satisfacción que obtienes de tirar un gol es más que cualquier cosa, ese tiro no es por tu propia cuenta, atrás de ese tiro hay las jugadas de tus compañeras, no logramos nada sin las otras. Es un deporte increíble y quiero que más mexicanos lo conozcan.

Nunca olvidaré a mis compañeros que me hicieron una memoria tan increible. Muchas gracias a mis compañeras “chidas” de Pumas lacrosse y a los entrenadores Adrián, Beto y Deivid por ser parte de mi experiencia inolvidable en México, por aceptarme en su equipo con abrazos abiertos y, sobre todo, por ser amigos increíbles. Los amo mucho.

13233142_1693161900933959_8123455123875361370_n (1)

Foto cortesía de UNAM Lacrosse

Besos desde Japón.

Mayu Murao

Pd:  Estoy intentando enseñar a los japoneses ¡cómete mi trusa! ¡huevos! ¡pinche Danny! Espero que la siguiente japonesa que visita su equipo, ya sepa esas palabras!

Les extraño muchísimo, vengan a Japón cuando puedan para visitarme💛

***

Así como anteriormente leímos el testimonio de Nele Meier en De Viena a México, ahora fue el turno de Mayu, a quien agradezco por enviarnos este texto y compartirnos su visión del lacrosse en México.

Si tienes alguna historia o sabes de alguien que haya ido de visita a tu país ¡mándanos tu historia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s